viernes, 22 de octubre de 2010

William Bartram


William Bartram murió en su querido jardín una mañana de julio de 1825. Su influencia sobre los poetas y los pensadores de la época es incontestable. Alexander Von Humboldt plasmó en su libro Cosmos sus ideas acerca de la naturaleza, tan parecidas a las de Bartram: la naturaleza era, según Humboldt, un gran Todo; existía un vínvulo entre todos los seres que, juntos, formaban un conjunto armonioso. Entonces nadie utilizaba la palabra ecología, y las ciencias medioambientales no se estudiarían hasta la segunda mitad del siglo XIX, pero el germen de ambas se halla en las ideas de los naturalistas del primer Romanticismo y en los textos y las ilustraciones de William Bartram.

Los grandes naturalistas - Robert Huxley


2 comentarios:

deivid dijo...

a mi también me gustaría morirme en mi jardín, como guillermo! qué suerte, morirse en un jardín en vez de en un oncológico, rodeado de tubos! la verdad que morirse bien es importante, sí, eso de morirse en cama ajena es una putada, a no ser que sea en la cama de martina klein, que no es mal plan, la verdad! ah, me encanta el lagarto ese comedor de sapos, es como yo, me lo como todo! beso!

su dijo...

A mi también me gustaría morirme en mi jardín, quitando un chupón de uno de mis tomates al amanecer, de repente y sin enterarme, quedándome con ese olor tan bueno entre los dedos... o mirando una flor desde mi silla, me da igual... La ilustración del lagarto y el sapo también me ENCANTA! y no seas exagerado que todo no te lo comes!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...